|  

Para mejorar la experiencia de todos en la oficina, independientemente de sus condiciones, se pueden desplegar diferentes estrategias y herramientas desde la cultura de una organización y desde el diseño del espacio de trabajo.

6 No me gusta0

 

Al margen de la formación y de las habilidades que pueda demostrar un candidato, en los procesos de selección de personal se excluye a las personas neuro divergentes, que son aquellas que presentan un neurodesarrollo fuera de lo esperado y normal. Sin embargo, numerosos ejemplos en diversas compañías revelan que la mayoría de las veces es el entorno el que genera las barreras para el adecuado desarrollo de un empleado con esas características en un ambiente laboral.

Lo anterior lo dio a conocer Cushman & Wakefield en el estudio ‘8 Estrategias para mejorar la experiencia de todos en el lugar de trabajo’, el cual revela que independientemente de las condiciones de los colaboradores, desde la cultura de una organización y desde el diseño del espacio de trabajo se pueden desplegar diferentes estrategias y herramientas que sirven para mejorar la experiencia de todos en la oficina.

 

 

¿Cómo intervienen las oficinas en cada estrategia?

  1. Horario de inicio

Ofrecer horarios de trabajo flexibles, que se adapten a diferentes niveles de energía y de productividad, para que las personas puedan elegir trabajar en sus momentos de máximo rendimiento. Se debe repensar el concepto de puntualidad. La experiencia y los datos de la empresa global de servicios inmobiliarios comerciales muestran que las personas con un horario flexible tienen una mejor experiencia en el lugar de trabajo.

  1. Los traslados

Los desplazamientos pueden causar sobrecarga sensorial y sobreestimación. Una solución son los horarios de trabajo híbridos que ofrecen a los empleados la oportunidad de trabajar en un ambiente que sea cómodo para ellos y que pueden controlar. La flexibilidad puede ofrecer desplazamientos fuera de las horas pico y opciones para reducir el tiempo perdido en los recorridos y el estrés y la ansiedad adicional, asociados con las horas de mayor movimiento.

  1. Reuniones en salas de conferencias

Asegurarse de que los ambientes no estén demasiado iluminados y de que los niveles de iluminación sean ajustables. Se debe evitar la iluminación fluorescente. Por otro lado, puede ser muy útil considerar diferentes opciones de organización de las salas para ayudar a garantizar que todos puedan escuchar y participar. Además, puede considerarse el uso de una aplicación de texto que facilite la captura de todo lo que se dice en una reunión.

  1. Pasillos y corredores

Crear un lugar de trabajo con un diseño acogedor y espacios que sean intuitivos y fáciles de habitar será importante. Enfatizar las señales de orientación a través de la repetición, de señalización y de mensajes consistentes, con gráficos claros y visibles. Incorporar puntos de referencia artísticos, como fotos o pinturas memorables, para colaborar en la orientación de las personas en el lugar. Es recomendable usar nombres convencionales en las salas de conferencias, por ejemplo, que sean lógicos y fáciles de encontrar.

  1. Oficinas o puestos de trabajo individuales

Una posible intervención es implementar herramientas de cancelación de ruido o auriculares reductores para limitar las distracciones y reducir el volumen periférico que pueda estar invadiendo espacios de trabajo personales. Otra posibilidad es distribuir los puestos individuales en sectores con diferentes niveles de temperatura, para permitirle a las personas neuro divergentes encontrar la zona que funcione mejor para ellas.

 

Es importante asegurarse de que los paneles divisores no sean demasiado altos como para que las personas no pierdan el sentido de dónde están en el lugar de trabajo y de que no sean demasiado bajos para que no haya muchas distracciones visuales.

 

  1. Experiencias en cafés o salas de descanso

Resulta útil considerar espacios que permitan el entretenimiento y actividades compartidas que no requieran de conversaciones continuas. No todas las salas de descanso o cafeterías necesitan ser iguales. Se pueden diseñar algunos espacios compartidos para promover la conversación y las interacciones, y proporcionar un equilibrio con salas de uso individual para pasar ratos tranquilos, que le den a las personas la oportunidad de leer, concentrarse y recargar energías sin distracciones.

  1. Reuniones de equipo virtuales

Hay que ofrecer tipos de espacios alternativos, como oficinas silenciosas o salas telefónicas, donde la gente puede alejarse de su escritorio para tener una reunión virtual en un lugar tranquilo, aislado de estímulos externos. Se debe considerar activar los subtítulos para todas las reuniones, para que todos los participantes puedan mejorar la comprensión y el compromiso durante los encuentros. Es ideal crear un ambiente amigable donde las personas puedan discutir abiertamente cuando las reuniones tienen demasiadas conversaciones superpuestas.

  1. Café de la tarde con compañeros

Se recomienda incorporar elementos naturales, como pisos de madera, vegetación natural y agua, así como acceso al aire libre y a la luz natural, porque todo eso humaniza el espacio y ayuda a las personas a relajarse cuando están lejos de sus escritorios.